Marcos G. Sedano, poeta y activista

El movimiento democrático popular internacional parte de una gran derrota; no reconocerla, es empezar la construcción o la reconstrucción de una alternativa  popular de izquierdas con mal pié.

Dicho esto, no es menos cierto por otra parte, que el enemigo de la Humanidad tampoco goza de buena salud.

El Imperio y sus aliados no terminan de salir de una crisis, cuando ya están metidos en otra más profunda.

El Imperio va perdiendo posiciones en su retórica dialéctica y la diplomacia es superada cada vez más por la fuerza de las armas.

El comercio mundial y el control de las materias primas estratégicas ya no lo resuelve EEUU con acuerdos comerciales, y el paraguas de la democracia y la libertad lo tienen roto.

La flota de Guerra Imperial y la OTAN mueven fichas en el tablero internacional para ocupar espacios y presionar a sus competidores directos, Rusia y China.

Los golpes blandos en Latinoamérica: Honduras, Paraguay, Brasil…y la derrota electoral en Argentina, han dado por finalizada la época del populismo de izquierdas; Laclau ha muerto.

La difícil situación de Venezuela y Bolivia es una incógnita a despejar. Esperemos que las posiciones revolucionarias en ambos países  sean capaces de romper el cerco de los EEUU y la UE.

La gran derrota del Imperio en estos momentos no es sólo su fracaso económico, que intentan tapar fabricando Dólares, una moneda que es cada vez más un apunte contable que realidad económica.

La crisis financiera  que nos espera, creada por el Capital Ficticio, será infinitamente mayor que la crisis del ladrillo o la del petróleo.

La gran derrota de los EEUU es que va perdiendo el liderazgo mundial; ya no convence,  ni política ni económicamente.

Tampoco lo hace en su propia casa, donde se caen los puentes antes de inaugurarlos;  donde hay ciudades en la bancarrota y se mata a un negro o a un hispano, por eso mismo, por ser pobres, negros o hispanos.

Nuestra derrota, también conllevaba  la derrota del modelo de Postguerra, del Capital.

La Acumulaciones por Desposesión que está llevando a cabo la oligarquía mundial sobre Europa y el resto del planeta, es necrofilia económica, un callejón sin salida.. y después, qué?

No tendrán bastante, que van a legislar los parlamentos de Europa y EEUU  para mantener en pie a un capitalismo zombi.

En esta suerte de política ficción, la vieja socialdemocracia de Europa busca la Gran Coalición con los demócratas liberales para seguir los dictámenes de la oligarquía europea y mundial, sin saber, que por mucho que corran, su entierro ya está certificado.

Los gachupines como Macron, Albert Ribera…las nuevas caras de los reaccionarios europeos, los desplazarán para disciplinar aún más a los trabajadores y las capas populares. El fascismo perdió la guerra, y los uniformados de ayer son los trajeados de hoy; la Alemania de ayer, tiene hoy sus intereses vitales más cerca de Rusia y China, que su compromiso con los EEUU.

Es la hora de poner las cartas boca arriba.

En el Estado Español, al contrario que en el resto de Europa, no se juzgó a los genocidas fascistas españoles. Además, el dictador general Franco, dejó puesto con contrato indefinido al Jefe del Estado: El Rey.

La mayoría de los instrumentos del poder real de la dictadura y su élite, siguieron funcionando con un leve toque de cosmética democrática que, con el tiempo y la crisis del Régimen, se le ha ido cayendo.

La libertad de Urdangarín, de la Infanta Cristina, de los cabecillas de las tramas económicas, como Rato, siguen en libertad, mientras que los artistas y activistas sociales en contra de la corrupción que se oponen a este Régimen, son sancionados o encarcelados.

En ese mismo espacio de ilegitimidad del Régimen del 78, la propia Casa Real se va dando desplantes en público, porque la porquería estalla y salpica a un régimen cada vez más reaccionario.

La situación en Cataluña, donde una buena parte de la burguesía catalana  se está enfrentando a la oligarquía española, se ha convertido en un proceso Republicano de carácter popular.

La legitimidad que tiene la República Catalana es mayor que la que puede tener el Jefe del Estado Español, que fue puesto por una ley franquista.

Es lógico, por otra parte, que las viejas fuerzas del fascismo renovadas enseñen su cara real, la de una España grande, libre y católica. Se saltan a la torera el derecho internacional y el propio, en una interpretación reducida de la democracia; encarcelando a los opositores políticos catalanes y dejando en las cunetas a los demócratas españoles que defendieron la República.

La monarquía española, ha sido el paraguas de donde se han ido reproduciendo las desigualdades entre la mayoría de la población y las élites postfraquistas.

La balanza entre las rentas del Trabajo y del Capital es cada vez mayor a favor de este último, aumentando la tasa de explotación sobre los trabajadores a niveles predemocráticos, con unas relaciones laborales rotas, de precarización laboral.

En todo este proceso de agresión a los trabajadores y  a la pequeña burguesía, clase media, la descomposición de la izquierda del régimen era una conciencia esperable.

En estos momentos se dedican a cazar moscas, imposibilitados por las condiciones históricas. La nueva y vieja socialdemocracia española, no tiene otro sentido histórico que no sea el deseo de dulcificar la cara del viejo régimen, mientras aceptan públicamente las cuestiones estructurales para el desarrollo de las élites: OTAN, UE, DEUDA EXTERNA, MONARQUÍA…

¿Es posible otra alternativa al Régimen monárquico español?

Lo que no se consigue es lo que no se intenta. Que nadie busque fórmulas mágicas. Hoy como ayer es imprescindible una organización Revolucionaria, con un programa Revolucionario.

Condiciones objetivas y subjetivas existen para ello.

La Ruptura con el Régimen y la apertura de procesos constituyentes desde abajo, con democracia laboral, justicia social y democracia real, son los caminos a explorar.   Porque hoy la Humanidad tiene recursos suficientes para mantener una vida digna y feliz.

Todo ello lejos de la lógica del Capital en su fase senil.

Lo demás, desde mi punto de vista, ” es cazar moscas con lazo”

Marcos González Sedano