La siguiente es la segunda parte de la entrevista concedida por Samir Amin a la revista India “Frontline”

Junto con la aparición de fuerzas neofascistas, se vislumbra un creciente apoyo popular a políticas de izquierda en todo el mundo. Incluso en los países metropolitanos  hoy la izquierda atrae a un número considerable de seguidores. La popularidad Jeremy Corbyn y Bernie Sanders – en las elecciones británicas y estadounidenses respectivamente – es un ejemplo bien conocido. ¿Cuáles son las perspectivas y desafíos para la izquierda en el escenario político contemporáneo?

 En mi libro ¿ Acabar con la crisis del capitalismo o acabar con el capitalismo? , escribo que no podemos salir de esta crisis sin comenzar a salir del sistema . Es un desafío gigantesco. La solución no se encontrará en unos pocos años en ningún lugar, ni en el norte ni en el sur. Tomará décadas. Pero el futuro comienza hoy. No podemos esperar hasta que el sistema haya provocado una gigantesca guerra y una catástrofe ecológica para reaccionar. Tenemos que reaccionar ahora.

Esto requiere que la izquierda, la izquierda radical – o diría, una izquierda potencialmente radical (que deberá ser mucho más amplia que los herederos de la Tercera Internacional es decir,  los partidos comunistas y su entorno) adquiera audacia.

En la actualidad, hay movimientos de resistencia en todo el mundo, en algunos casos son movimientos de resistencia bastante fuertes. Los trabajadores tienen combates perfectamente legítimos, pero están a la defensiva. Es decir, intentan defender lo que han ganado en el pasado, gradualmente erosionado por el llamado neoliberalismo. Estas luchas son  legítimas, pero no son suficientes. Es una estrategia defensiva que permite que el poder del capital monopolista mantenga la iniciativa.

Tenemos que pasar a una estrategia positiva, es decir, a una estrategia ofensiva, y revertir la relación de poder. Haz que el enemigo, los sistemas de poder te responda en lugar de responder a ellos. Quítales la iniciativa. No soy arrogante. No tengo un plan en mi bolsillo para lo que los comunistas en Austria, en China o los que están en Egipto(mi país)deberían hacer.

Pero tenemos que discutirlo francamente, abiertamente. Tenemos que sugerir estrategias, discutirlas, probarlas y corregirlas. Esto es vida y lucha. No podemos parar. ¡En primer lugar , quiero decir que lo que todos necesitamos es audacia!

Ahora, podemos comenzar a cambiar si los movimientos populares pasan de la resistencia a una alternativa agresiva. Eso podría suceder en algunos países. Ha comenzado a suceder, pero solo en algunos países de Europa: Grecia, España y Portugal. En Grecia, sistema encabezado por la UE derrotó el primer intento. Y el pueblo europeo, incluso aquellos que son muy comprensivos con el movimiento griego, no han sido capaces de movilizar una opinión lo suficientemente fuerte como para cambiar la actitud de Europa. Grecia es una lección. Es hora de comenzar los movimientos políticamente audaces, y creo que comenzarán en diferentes países. Discutí esto con, por ejemplo, personas de “La France Insoumise”.

No propuse un plan, pero apunté a estrategias que comienzan con la re-nacionalización de los grandes monopolios y específicamente las instituciones financieras y bancarias. Pero la re-nacionalización es solo el primer paso. Es la condición previa para poder avanzar hacia la socialización de la gestión del sistema económico. Si se detiene en el nivel de las nacionalizaciones justas, entonces tiene un capitalismo de estado, que no es muy diferente del capitalismo privado. Eso engañaría a la gente. Pero si se concibe como un primer paso, abre el camino.

El capitalismo ha alcanzado un alto nivel de concentración del poder, económico y, por lo tanto, también político, que no es comparable con el de hace 50 años. Un puñado, unas pocas decenas de miles, de empresas enormemente grandes y un puñado más pequeño, menos de 20 de instituciones bancarias, deciden todo.

François Morín, un importante experto financiero, que conoce este campo, ha dicho que menos de 20 grupos financieros controlan el 90 por ciento de las operaciones del sistema monetario y financiero global. Si agregamos otros 15 bancos, se salta del 90 por ciento al 98 por ciento. Es un puñado de bancos. Eso es centralización, concentración de poder, no de la propiedad, que permanece diseminada( esto último es de menor importancia); el punto es cómo se controla la propiedad, porque también controla de la vida política.

Ahora en Occidente en la práctica hay un sistema de partido único. Con los socialdemócratas convertidos en social-liberales, no  hay absolutamente ninguna diferencia entre la derecha convencional y la izquierda convencional. Eso significa que vivimos en un sistema de partido único, como en los Estados Unidos, donde los demócratas y los republicanos son en el fondo un solo partido.

Esto no ocurrió en Europa en el pasado, y por lo tanto, el capitalismo podía ser reformado. Las reformas del bienestar socialdemócratas, después de la Segunda Guerra Mundial fueron grandes reformas. En mi opinión, fueron reformas progresistas incluso si estaban asociadas con el mantenimiento de una actitud imperialista frente a los países del Sur .

Ahora esto es imposible, y el sistema de partido único de régimen capitalista está perdiendo legitimidad. Pero también se abre una tendencia al neofascismo, que está en aumento en todas partes, en el Norte y en el Sur. Esta es una de las razones por las cuales tenemos que desmantelar este sistema antes de reconstruirlo.

 

Una quinta internacional

¿Pueden las luchas aisladas – en diferentes países – plantear un desafío al capital monopolista generalizado, que es de carácter verdaderamente internacional? ¿Qué pasa con la necesidad de algún tipo de cooperación internacional o del espíritu de internacionalismo?

Creo que necesitamos una Quinta Internacional. No solo necesitamos el renacimiento del internacionalismo como parte fundamental de la ideología del futuro, también debemos organizarlo, es decir, intentar interconectar las luchas en diferentes países.

Ahora, una nueva internacional no puede ser la reproducción de la Tercera. La Tercera Internacional llegó después de la victoria de la Revolución de Octubre y con un estado fuerte, la Unión Soviética, y por lo tanto sobrevivió, para bien o para mal, como modelo para los demás. No estamos en esa posición ahora, y por lo tanto, debemos imaginar otro modelo para una nueva internacional.

Si miramos con cuidado la Segunda Internacional, descubriremos que el Partido en Alemania,  era un partido mitad marxista y mitad lasalleano. El Partido en Francia, era una asociación de tres corrientes. El Partido en Gran Bretaña, era una mezcla de sindicalismo y fabianismo. Eran diferentes unos de otros, pero todos tenían en común sus actitudes colonialistas y pro- imperialistas, como se demostró en 1914, cuando coincidieron con sus burguesías nacionales enfrentando a los trabajadores de cada nación entre sí.

La Tercera Internacional reconoció “un solo tipo de partido por país “. Fueron las famosas 21 condiciones para ser miembro de Comintern – todos los demás eran revisionistas. Hoy, estamos en una situación diferente. Tenemos fuerzas potencialmente radicales, pro-socialistas, anticapitalistas y antiimperialistas, diferentes en cada país. Tenemos que unirlos. Tenemos que entender que lo que compartimos es más importante que las diferencias entre nosotros.

Tenemos que discutir las diferencias libremente y sin arrogancia. Lo que tenemos en común es más importante. Esta debería ser la base para reconstruir el internacionalismo. Lo digo para el Norte y para el Sur. Cada región tiene sus condiciones específicas, y las condiciones son diferentes de un país a otro. La mirada general es similar pero las condiciones son diferentes. En cualquier caso, esta es mi visión sobre cómo comenzar el proceso.

Existen ambigüedades y no podemos evitarlas. Necesitamos alianzas amplias con personas que nunca han pensado que el socialismo debe ser la respuesta a la crisis del capitalismo y que todavía piensan que el capitalismo puede ser reformado. ¿Y qué? Si podemos trabajar juntos contra el capitalismo ya será un primer paso.

Pero además debemos pensar como en un futuro creamos una Quinta Internacional. No tengo un plan para esto. No se trata de establecer una secretaría o un liderazgo organizacional. Primero, debemos estar convencidos de la idea y esto no siempre ocurre. En segundo lugar, lamentablemente los europeos han abandonado la solidaridad antiimperialista y el internacionalismo a favor de unas políticas de “intervenciones humanitarias”  que paradójicamente incluye bombardeos sobre pueblos enteros. Eso no es internacionalismo.

Creo que las políticas nacionales (uso esta palabra porque no hay otra palabra) siguen siendo el resultado de luchas dentro de las fronteras de los países. Estos países que son de hecho Estados nacionales (o bien estados multinacionales), siempre luchan dentro de fronteras definidas.

Pero, los problemas existentes no refutan la idea que el cambio debe comenzar desde la base y no desde la cima. Y la base es la nación. No debemos esperar una conferencia de las Naciones Unidas con todos los gobiernos de este mundo decidiendo algo efectivo. Eso nunca sucederá. No debemos esperar nada con la Unión Europea. Tiene que comenzar desde abajo.

Está cambiando el equilibrio de fuerzas dentro de cada país, pronto comenzará a cambiar el equilibrio de fuerzas a nivel internacional. Por lo tanto, la tarea de la solidaridad internacionalista, la de una Quinta Internacional, debería ser minimizar las diferencias y hacer las luchas complementarias entre sí. Este es el internacionalismo de nuestra época .

Junto a los movimientos populares y de clase, están los movimientos de la sociedad civil,  las ONG y las organizaciones de identidad. ¿Estás de acuerdo con estos movimientos?

La protesta contra el capitalismo no puede ser solo una protesta de movimientos contra los ataques neoliberales contra los intereses sociales. Debe alcanzar un nivel político consciente , es decir un movimiento que construya nuevas y amplias alianzas sociales capaces de  reemplazar las alianzas pro-imperialistas que gobiernan los países occidentales.

¿Cuál es la relevancia del centralismo democrático de Lenin y del Partido Comunista como vanguardia del proletariado? ¿Cuáles son tus pensamientos sobre la forma y el contenido de las luchas revolucionarias del presente?

Probablemente en el tiempo de Lenin, un sistema de partido único era la única alternativa posible al viejo esquema de gobierno. Este no es el caso de hoy en día. Tenemos que reconstruir una nueva internacional, una internacional de los trabajadores y de muchos otros. Esto significa incorporar a los campesinos y a otros segmentos de la sociedad que van más allá del proletariado. En India, si no haces una alianza entre el proletariado urbano y los pobres urbanos – que no tienen conciencia proletaria- y la gran mayoría de la sociedad rural india no podrás construir la resistencia. Como son fuerzas sociales diferentes, deben ser representadas por diferentes organizaciones políticas.

Hay que saber compartir en común. Los intereses que compartimos son más importantes que las diferencias. Necesitamos una amplia alianza política que pueda movilizar a personas que pertenecen a diferentes clases sociales pero que todas son víctimas del sistema imperialista dominante.

China ha logrado un importante crecimiento económico. Pero, aunque todavía es un estado comunista, sus logros económicos se atribuyen al éxito de su enfoque favorable al mercado desde 1978. ¿Cuál es su opinión sobre el modelo Chino de desarrollo?

Tenemos que comenzar desde la Revolución China. En China hubo una gran revolución. hay tres grandes revoluciones en la historia moderna: la Revolución Francesa, la Revolución Rusa y la Revolución China, más algunas en otros países como Vietnam y Cuba. Pero tomemos las tres principales.

Lo que quiero decir es que el proyecto de las grandes revoluciones siempre va muy por delante de lo que es posible inmediatamente. La Revolución Francesa dijo libertad e igualdad. La llamada Revolución estadounidense  no se planteó ese objetivo. La palabra “democracia” no aparece en la Constitución de los Estados Unidos. La democracia la consideraban un peligro. El sistema fue inventado para evitar este peligro. El sistema no cambió las relaciones de producción. La esclavitud siguió siendo una parte decisiva del sistema; George Washington era dueño de esclavos.

La Revolución Francesa intentó conectar valores conflictivos como libertad e igualdad. En los Estados Unidos, era libertad y competencia, es decir, libertad bajo una condición de desigualdad.

La Revolución Rusa proclamó: “Los proletarios de todo el mundo uníos”. Como dijo Lenin: “La revolución comienza en el eslabón más débil pero debe expandirse rápidamente”, es decir, en un corto tiempo histórico. Él esperaba que sucediera en Alemania. La historia demostró que estaba equivocado. Pudo haber sucedido pero no fue así. El internacionalismo no estaba en la agenda de la historia real.

La revolución China forjó el lema “Los pueblos oprimidos deben unirse”, lo que significa internacionalismo a nivel mundial, incluidas las naciones campesinas del sur. Se producía  un paso adelante, ampliando el internacionalismo. Esto tampoco estaba en la agenda de lo que se podría lograr de inmediato. Bandung en 1955, fue un eco de la Revolución China, pero fue muy tímido. No logró mucho. Fue diluido por fuerzas nacionalistas y en gran medida permaneció en el marco de un proyecto nacional burgués.

Precisamente porque las grandes revoluciones se adelantaron a su tiempo, fueron seguidas por fenómenos como el Termidor francés . En realidad el Termidor no fue precisamente una restauración; fue un retroceso que mantuvo el objetivo liberador , a largo plazo pero haciendo concesiones. ¿Cuándo se produjo el Termidor en la Unión Soviética? Tal vez fue el año 1924 con la NEP [Nueva Política Económica]. Trotsky dijo que ocurrió  en 1927. Los chinos dicen que sucedió con Khrushchev. Hay buenos argumentos para estas interpretaciones , pero hay gente que piensa que ocurrió con Leonid Brezhnev. Sin embargo, la restauración del capitalismo llegó con Boris Yeltsin y Mikhail Gorbachev. En ese punto, el objetivo del socialismo fue abandonado.

En China, el Termidor habría ocurrido desde el principio, en 1950. Cuando se le preguntó a Mao Zedong “¿China es socialista?”, Dijo: “No, China es una República Popular”, y construir el socialismo es un camino largo; usó la expresión china “mil años”. Entonces el Termidor estuvo allí desde el principio. Hubo dos intentos de ir más allá de ese Termidor. El primero fue el Gran Salto Adelante.

Luego tuvimos un segundo Termidor con Deng Xiaoping. Pero, incluso ahora no tenemos una restauración. No solo porque formalmente el Partido Comunista tiene el monopolio del poder político, sino porque se han mantenido algunos aspectos básicos de lo logrado en el proceso revolucionario chino. Y esto es fundamental. Me refiero aquí específicamente a la propiedad estatal de la tierra y su uso por las familias en el marco de la reactivación de la agricultura campesina, asociada con la construcción de un sistema industrial moderno. Estas son las dos piernas en las que China se para y se mueve. En realidad es un tipo de capitalismo de estado.

Simultáneamente, el proyecto chino no rechaza la idea de su participación en la globalización, que hoy está dominada por las principales potencias capitalistas / imperialistas. Por supuesto, la globalización entra en conflicto con la estrategia China de las “dos piernas”. No son complementarios; están en conflicto, porque China ha entrado a la globalización del comercio y a la globalización de las inversiones. Pero con control estatal, al menos en una medida efectiva.

Además, China no está operando dentro de la globalización como aquellos países que aceptan la condiciones impuestas por el supuesto libre comercio, la libre inversión y la globalización financiera. China no se ha movido hacia la globalización financiera. Ha mantenido un sistema financiero independiente, que es operado por el estado, no solo en sus formas sino en su sustancia.

Mi calificación es que China no es socialista, pero tampoco es capitalista. Pero, contiene tendencias conflictivas. ¿Avanza hacia el socialismo o el capitalismo? La mayoría de las reformas que se han introducido, particularmente después de Deng Xiao ping han sido derechistas, hacían un espacio para el modo de producción capitalista y el surgimiento de una clase burguesa.

Pero, la otra dinámica, identificada por la estrategia de “dos piernas”, se ha mantenido, y ahora entra en conflicto con la lógica del capitalismo. Así es como sitúo a China hoy.

La debilidad más importantes de la Unión Soviética era el centralismo burocrático, la falta de democracia dentro del partido, no la dictadura del proletariado, sino la dictadura de partido único para el proletariado. Prabhat Patnaik dice que la opción de partidos múltiples para la clase trabajadora ayudaría prevenir la dictadura de un solo partido. ¿Cómo se analiza la estructura política necesaria para un estado socialista en el contexto de la experiencia de la Unión Soviética?

Tengo la más alta valoración y aprecio por Prabhat Patnaik. Sus argumentos son muy interesantes y usualmente correctos. Creo que su crítica a las tendencias burocráticas en la Unión Soviética son totalmente correctas. Su crítica a la burocratización de los partidos en la India también son una contribución valiosa. Solo agregaría que  habría que analizar estos problemas caso por caso. Es diferente en la India o en Egipto por ejemplo.

Usted ha escrito mucho sobre el surgimiento del Islam político, su ideología y naturaleza. Aunque los islamistas suelen  tener una retórica contra la cultura occidental, usted ha analizado que estas fuerzas están en estrecha alianza con las fuerzas imperialistas. ¿Cómo explicarías el panorama político contemporáneo del mundo árabe?

Estados Unidos se sorprendió por la explosión [levantamiento antigubernamental en 2011] en Túnez y Egipto. Ellos no lo esperaban. La CIA [Agencia Central de Inteligencia] pensó que el presidente Ben Ali de Túnez y el presidente Hosni Mubarak de Egipto eran fuertes, al igual que sus fuerzas policiales. Los franceses también creyeron esto con respecto a Túnez. Pero estos movimientos gigantescos y caóticos en Túnez y Egipto carecían de una estrategia, y eso les permitió estar contenidos en las estructuras antiguas y finalmente fueron decapitados.

Inmediatamente después de estas dos explosiones, los gobiernos occidentales entendieron que movimientos similares también podrían ocurrir en otros lugares en los países árabes por las mismas razones.

Decidieron “adelantarse” a las “revoluciones” organizando movimientos “de color” controlados por ellos. Seleccionan, a tal efecto, movimientos reaccionarios islamistas financiados y controlados por sus aliados, los países del Golfo. La estrategia occidental tuvo éxito en Libia pero fracasó en Siria.

En Libia, no hubo una protesta masiva “popular” contra el régimen. Quienes iniciaron el movimiento fueron pequeños grupos armados islamistas que atacaron inmediatamente al ejército y la policía y, al día siguiente, llamaron a la OTAN , a los franceses y los británicos, para rescatarlos. De hecho, la OTAN respondió y los apoyo. Finalmente, las potencias occidentales han alcanzado sus objetivos,  destruyendo a Libia. Hoy Libia está mucho peor de lo que estaba entonces. Pero ese era el objetivo. No fue una sorpresa. El objetivo era destruir el país.

Lo mismo pasa con Siria. En Siria, hubo un creciente movimiento popular democrático civil contra el régimen porque el régimen había hacia la aceptación del neoliberalismo para permanecer en el poder. Pero Occidente, los EE. UU. En particular, no esperaron. Hicieron que los movimientos islamistas se movilizaran  atacando al ejército y a la policía y llamaron a las potencias occidentales para obtener ayuda. Pero el régimen pudo defenderse.

La disolución del ejército que esperaban los EE. UU., no sucedió. El llamado Ejército Libre Sirio es un farol. Son una pequeña cantidad de mercenarios que fueron inmediatamente absorbidas por los islamistas. Ahora las potencias occidentales, incluido EE. UU., deben reconocer que han perdido la guerra, lo que no significa que el pueblo sirio haya ganado. Pero significa que el objetivo de destruir el país a través de la guerra civil fracasó. Las potencias imperialistas no han podido destruir la unidad o la unidad potencial de Siria . Eso es lo que querían hacer con el beneplácito de Israel, repetir lo que pasó en Yugoslavia. Ellos fallaron.

En Egipto, los Estados Unidos respaldados por los europeos, que simplemente siguen a los Estados Unidos, eligieron a la Hermandad Musulmana como alternativa.

Inicialmente, el 25 de enero de 2011, la Hermandad Musulmana, se alineó con Mubarak contra el movimiento. Solo una semana después, cambiaron de bando y se unieron a la revolución. Esa fue una orden de Washington. Por otro lado, la izquierda radical estaba sorprendida por el movimiento popular y no estaba preparada; la juventud se dividió en muchas organizaciones, lo que dio lugar a muchas ilusiones y a una falta de capacidad analítica y estratégica. Finalmente, el movimiento terminó en lo que Estados Unidos quería: elecciones.

En esas elecciones, Hamdeen Sabahi, apoyado por la izquierda, obtuvo tantos votos como Mohamed Morsi , es decir, alrededor de cinco millones de votos. Fue la embajada de los Estados Unidos, no la comisión electoral egipcia, la que declaró a Morsi el ganador.

El error de la Hermandad Musulmana fue pensar que habían logrado una victoria final y que podían ejercer su poder en solitario. Entonces, entraron en conflicto con todos, incluido con el ejército. Si hubieran sido más inteligentes habrían llegado a un acuerdo con el ejército y, aún estarían en el poder, eso sí que  compartiendo el poder con el ejército. Querían todo el poder y lo usaron de una manera tan estúpida que en solo unas semanas .después de su victoria, lograron que todo el mundo se volviera contra ellos.

El 30 de junio del 2013 ¡30 millones de personas se manifestaron en las calles contra la Hermandad Musulmana! En ese momento, la embajada de los EE. UU. exigió a los líderes del ejército que apoyaran a la Hermandad Musulmana a pesar de la gente. Pero, el ejército decidió arrestar a Morsi y disolver el llamado Parlamento, un cuerpo no electo conformado exclusivamente por personas elegidas por la Hermandad Musulmana! Sin embargo, el nuevo régimen simplemente continúa con la misma política neoliberal.

El libro “Orientalismo” publicado en 1978 por Edward Said fue una crítica pionera de la cosmovisión eurocéntrica. Sin embargo, fue su libro “Eurocentrismo” lo que llevó a una crítica del capitalismo con su cosmovisión eurocéntrica. ¿Cuáles son sus acuerdos y desacuerdos con el post-colonialismo y la posmodernidad? ¿Hay algún cambio notable en la visión del mundo eurocéntrico en la actualidad?

El orientalismo es una crítica cultural del imperialismo. No es una crítica política y económica del imperialismo. Pero el problema es que el imperialismo no es solo cultural. Básicamente es una forma de dominación política y explotación económica que conduce a una dominación cultural. Y el orientalismo solo mira el aspecto cultural del problema. Edward Said se perdió los aspectos más importantes: lo político y lo económico.

Marx dijo que el capitalismo produce riqueza en un polo y pobreza en el otro polo. Este es la relación entre el capitalismo y los trabajadores y la relación entre los países centrales del Norte y los países periféricos del Sur. La teoría de la dependencia defendida por académicos narró la magnitud de esta contradicción en el desarrollo del capitalismo. ¿Cómo funciona en esta era de globalización neoliberal?

El capitalismo ha creado pauperización masiva, para el 85 por ciento de las personas del planeta. Creo que India es un ejemplo de eso. Cualquiera que sea el crecimiento que tenga en la India, sólo el 15 al 20 por ciento se benefician del sistema. El 85 por ciento de las personas están pauperizadas. No solo se benefician de él, sino que lo sufren.

¿Cuál es el legado y la relevancia del marxismo en la actualidad? Mucha gente siente que, aunque el análisis de Marx del capitalismo es cierto, su proyecto político es inviable. ¿Qué tienes que decir a estas críticas?

Creo que el marxismo es más importante y relevante hoy que nunca. Mira hacia atrás al Manifiesto Comunista , publicado en 1848: ningún texto publicado a mediados del siglo XIX es tan relevante como este para el mundo actual. Describe muchas de las características del capitalismo de la época que son identificables en las condiciones actuales. Hoy necesitamos a Marx . Por supuesto, no deberíamos simplemente repetir lo que dijo Marx en su momento, sino que debemos continuar su espíritu critico. Los marxistas hoy deben dar respuestas a los desafíos actuales.

Foro del Tercer Mundo

¿Podrías hablarnos sobre el Foro del Tercer Mundo (TWF) del cual has sido el impulsor? ¿Cuál es su misión y prioridad?

El Third World Forum es una asociación internacional independiente, reconocida como tal por el país anfitrión donde tiene su sede ,Dakar, Senegal. Fundada en 1975, es una de las organizaciones internacionales independientes más antiguas de este tipo. Ha tenido éxito en ajustarse a un mundo cambiante y aparentemente también ha tenido éxito con un impacto más o menos creciente.

El TWF congrega a intelectuales comprometidos no solo con la búsqueda y expansión del debate sobre varias posibles alternativas de desarrollo (consideradas en todas sus dimensiones económicas, sociales, políticas y culturales) sino también con un impacto real en la sociedad a través de debates.

El TWF moviliza a lo largo de los continentes de África, Asia y América Latina alrededor de 1,000 personalidades cuyos nombres son bien conocidos y se asocian generalmente con el pensamiento creativo y son capaces de una exhaustiva investigación y análisis de problemas, así como con hombres y mujeres que han demostrado su valía a través de sus contribuciones en la formulación de políticas, como expertos o como líderes de pensamiento y de movimientos sociales.

El TWF ha estado activo durante 25 años, y durante este tiempo ha funcionado como una red para intelectuales de tres continentes que participan en debates sobre diversos aspectos del “desafío al desarrollo” de los pueblos interesados. Dado que este “desarrollo” se define sobre la base un desarrollo social progresista (“en beneficio de las masas”)fomenta una mayor democratización de la sociedad en todas sus dimensiones (progreso de la democracia política, derechos sociales, cuestiones de género, etc.) en vista de la relación mutua entre los cambios sociales de los pueblos y las naciones afectadas por las tendencias predominantes en el sistema global. Estos debates se refieren a las estrategias macroeconómicas y  las formas de gestión microeconómica,

El objetivo del TWF es identificar alternativas concretas y formular recomendaciones de políticas en las diversas áreas en las que lleva a cabo la investigación. Esas alternativas y recomendaciones de políticas no deberían ser el producto de equipos de investigadores que estudian los problemas de forma aislada.

El producto debe ser el resultado de las interacciones entre “teoría y práctica”, entre el análisis científico de los problemas y los desafíos, por un lado, las estrategias de acción y los objetivos de los movimientos sociales reales, por el otro.

Con este espíritu, el TWF opera como una “red” que asocia, por un lado, organizaciones de lo que habitualmente llamamos sociedad civil y, por otro lado, centros de reflexión donde los pensadores científicamente equipados realizan su investigación en respuesta a demandas formuladas explícitamente o implícitamente

Esta política es fundamental para el TWF. Su organización deriva de la idea que el mundo real no se modifica a través de reflexiones “académicas” puras, sino básicamente a través de las actividades de los actores sociales. Pero, al mismo tiempo, considera que cuanto más equipados intelectualmente estén los actores para analizar los desafíos, más factible, posible y eficiente  será posible  avanzar hacia las alternativas requeridas.