Pepe Escobar, escritor y periodista del diario Asia Times

La histeria está en un punto álgido. Después de la cumbre de la OTAN en Bruselas, el declive definitivo de Occidente mientras tanto el presidente Trump se prepara para reunirse con el presidente Putin en Helsinki.

Fue el propio Trump quien estipuló que quería hablar con Putin a puertas cerradas, cara a cara, sin ayudantes y, en teoría, espontáneamente, después de la reunión preparatoria entre el Secretario de Estado Mike Pompeo y el Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov. En principio la cumbre tendrá lugar en un Palacio  del siglo 19 º siglo de Helsinki, una antigua residencia de los emperadores rusos.

Como preámbulo a Helsinki, la espectacular Blitzkrieg de Trump en la OTAN fue un verdadero espectáculo; los “líderes occidentales ” en Bruselas simplemente no sabía qué los golpeó. Trump ni siquiera se molestó en llegar a tiempo a las sesiones sobre la posible adhesión de Ucrania y Georgia. Los diplomáticos confirmaron a Asia Times que después de la diatriba de Trump, se pidió a Ucrania y Georgia que abandonaran la sala porque lo que se discutiría sería estrictamente un asunto interno de la OTAN.

Previendo la cumbre, los eurócratas se entregaron a interminables críticas sobre el “anti-liberalismo”, (de Viktor Orban en Hungría y el sultán Erdogan de Turquía) y lamentaron la “destrucción de la unidad europea” (sí, que siempre es culpa de Putin). Trump sin embargo no quería nada de eso. El presidente de los Estados Unidos confunde la Unión Europea con la OTAN, ve a la UE como un rival, al igual que China, pero mucho más débil. En cuanto al “trato” de los Estados Unidos con la OTAN, al igual que el TLCAN, este es un mal negocio.

La OTAN está ‘obsoleta’

Trump tiene razón; sin Estados Unidos, la OTAN está “obsoleta”, es como si no existiera. Así que, esencialmente, lo que hizo en Bruselas es poner al descubierto el a la OTAN como un caso de estafa por dar protección, con un Washington plenamente autorizado a aumentar las apuestas para mantener la “protección”.

¿Pero “protección” contra qué?

Desde el desmembramiento de Yugoslavia -cuando a la OTAN le fue encomendado el papel como Robocop global “humanitario” – el historial de la alianza es absolutamente sombrío.

Esto incluye perder miserablemente una guerra interminable en Afganistán contra un grupo de guerrilleros pastúnes armados con réplicas de Kalashnikov; convirtiendo a Libia en un páramo de milicias tribales  y sede de refugiados con destino a Europa; y hacer que el Consejo de Cooperación OTAN-Golfo se pierda en una galaxia de yihadistas y cripto-yihadistas en Siria que se presentan como “rebeldes moderados”.

La OTAN ha lanzado una nueva misión de entrenamiento y no combate en Iraq; 15 años después de la guerra. Ahora los Suníes, los Shíes, los Yazidis e incluso las facciones kurdas no están impresionadas.

Ahora está en marcha la “Iniciativa de Prevención” de la OTAN , una acción destinada a desplegar  una “fuerza de combate rápida” de 30 batallones, 30 acorazados y 30 escuadrones de aeronaves en 30 días (o menos) para 2020. Si  esta iniciativa no tiene como propósito volver a causar estragos en el Sur Global, está fuerza militar supuestamente está preparada para impedir la “agresión rusa”.

Entonces, después de incursionar en la Guerra Global contra el Terror, la OTAN está esencialmente de regreso para enfrentar la “amenaza” original; una inminente invasión rusa de Europa occidental, una idea ridícula si vez hubo alguna vez una idea . La declaración final en Bruselas lo explica con énfasis en los párrafos  6 y 7.

El PIB combinado de todos los miembros de la OTAN es 12 veces mayor que el de Rusia. Y el gasto en defensa de la OTAN es seis veces mayor que el de Rusia. Al contrario de la histérica actitud polaca y báltica, Rusia no necesita “invadir” nada; lo que preocupa al Kremlin, a largo plazo, es el bienestar de los rusos étnicos que viven en las antiguas repúblicas soviéticas.

Rusia no puede ser al mismo tiempo una amenaza y un socio energético

Pero cuando se habla de la política energética de Europa,  se empieza hablar de una historia completamente diferente.

Trump describió el gaseóducto Nord Stream 2 como “inapropiada”, pero su  afirmación de que Alemania obtiene el 70% de su energía (a través de las importaciones de gas natural) de Rusia puede ser fácilmente desacreditada.

Alemania obtiene como mucho el 9% de su energía de Rusia. En términos de las fuentes de energía para Alemania , solo el 20% es gas natural. Y menos del 40% del gas natural en Alemania proviene de Rusia. En la realidad , Alemania está haciendo una rápida transición hacia la energía eólica, solar, de biomasa e hidroeléctrica, que representaron el 41% del total en 2018. Su objetivo es del 50% para 2030.

Sin embargo, Trump tiene un punto importante cuando, enfatiza que “Alemania es un país rico”, y él quiere saber por qué Estados Unidos debería “protegerlo contra Rusia” cuando  hay acuerdos energéticos sobre la mesa. “¡Explícame esto! ¡No se puede explicar! “, le dijo Trump al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.

Al final, por supuesto, todo se trata de negocios. Lo que realmente pretende Trump es que Alemania importe gas de esquisto estadounidense, tres veces más caro que el gas ruso.

El tema de la energía está directamente relacionado con la interminable telenovela del gasto de defensa del 2%. Actualmente, Alemania gasta el 1,2% del PIB en la OTAN. para 2024, se supone que alcanzará, como máximo, el 1.5%. Y esto que mayoría de los votantes alemanes quieren a las tropas estadounidenses fuera de su país.

De modo que la demanda de Trump de un 4% del PIB en gastos de defensa para los miembros de la OTAN nunca llegará. El “argumento de venta” es una “invitación” para un aumentar las compras de la UE del hardware militar de los EE. UU.

En pocas palabras, los negocios son el factor clave de la blitzkrieg de Trump. Rusia no puede ser una “amenaza” y un socio energético confiable al mismo tiempo. Por mucho que los caniches de la OTAN estén aterrorizados por la “agresión rusa”. Los hechos demuestran que se trata de  simple retórica ; nadie invierte dinero a favor de quien los “amenaza”.

¿ Habrán escuchado las elites estadounidenses?

La “agresión rusa” debería ser uno de los principales temas discutidos en Helsinki. En la remota posibilidad que Trump llegue a un acuerdo con Putin, la absurda razón de ser de la OTAN estaría aún más expuesta.

Sin embargo, esta no es la agenda del “estado profundo” estadounidense;  por supuesto, es la demonización de la cumbre con Putin , incluso antes que suceda. Además, para Trump, el punto de vista del hombre del “Make-América-Great-Again”, el resultado ideal sería siempre obtener aún más acuerdos de compras armas- por parte de Europa – para el complejo de inteligencia industrial-militar de los EE. UU.

Aterrorizados por Trump, diplomáticos de Bruselas han transmitido al Asia Times sus temores sobre el final de la OTAN, el fin de la Organización Mundial del Comercio, incluso el final de la UE. Pero el hecho es que Europa es absolutamente periférica al panorama general.

En “ Perdiendo la supremacía militar ” , su último libro, del analista militar ruso Andrei Martyanov explica en detalle el dilema del Imperio; “Estados Unidos está enfrentando a dos superpotencias nucleares e industriales, una de las cuales tiene una de las fuerzas armadas más poderosa del mundo. Si la alianza político- militar (y no meramente económica) entre Rusia y China se formaliza ,esto significaría la condena final para Estados Unidos como potencia global “.

El estado profundo de los EE. UU (y sus burócratas influyentes) pueden revolcarse en la negación perpetua, pero Trump, después de muchas reuniones a puertas cerradas con Henry Kissinger, parece haber entendido la “estrategia” suicida de Washington, que antagoniza al mismo tiempo con Rusia y China.

El discurso de Putin del 1 de marzo , como subraya Martyanov, fue un esfuerzo por “obligar a las élites estadounidenses, si no a la paz, al menos a una cierta cordura, dado que sus cúpulas políticas actualmente están completamente desligadas de las realidades geopolíticas, militares y económicas de un nuevo mundo emergente”. Es posible que estas elites no estén escuchando, pero Trump parece indicar que algo ha escuchado.

En cuanto a los caniches de la OTAN, todo lo que pueden hacer es mirar.