“El estado de ánimo anti-chino se encuentra entre los republicanos, los ideólogos dellibre mercado, los halcones de la seguridad nacional y el Pentágono. Pero también está entre los demócratas, parte de los sindicatos y parte de la izquierda. Esto significa que la hostilidad hacia China probablemente no desaparecerá con la salida del actual presidente”.

Marc Van de Pitte , economista y filósofo belga

¿Un poder absoluto y definitivo?

Los Estados Unidos fue el gran ganador de la Segunda Guerra Mundial. Todas las grandes potencias anteriores y emergentes fueron abatidas. En Washington soñaron con un orden mundial en el que sólo ellos controlan y deciden. Desafortunadamente para estos “soñadores”, la rápida reconstrucción de la Unión Soviética y el fin del monopolio nuclear entorpeció estos proyectos.

Pero medio siglo después, con la caída del Muro de Berlín y la implosión de la Unión Soviética el sueño se hizo realidad a pesar de todo.  Ya no habían más obstáculos para su supremacía: los Estados Unidos se convierten en el líder indiscutible de la política mundial y pretenden seguir siéndolo. El Pentágono en 1992 lo expresa de esta manera : “Nuestro objetivo principal es prevenir la aparición de un nuevo rival en la escena internacional. Debemos disuadir a los competidores potenciales, incluso aspirar a desempeñar un papel más importante a nivel regional o global “

En ese momento, China no era (todavía) una amenaza. Su economía está subdesarrollada y el PIB es solo un tercio del de Estados Unidos. Militarmente el país no representa nada. Por encima de todo, China es considerada como un territorio con beneficios económicos prometedores: tiene un gran contingente de mano de obra disciplinada y barata y, a largo plazo,constituye, con una quinta parte de la población mundial, un mercado atractivo para los productos. occidental. Por su parte, China acepta a la inversión extranjera y se abre al mercado mundial para poder desarrollarse rápidamente.

Occidente se siente aliviado, “gracias a la apertura”económica de China, el capitalismo inevitablemente se infiltrará y reemplazará gradualmente al régimen comunista. Así, se matan dos pájaros de un tiro: por un lado, se crean enormes perspectivas económicas para las multinacionales, por otro lado, se elimina un adversario ideológico. Por esto China puedo acceder a la Organización Mundial del Comercio (OMC) en 2001.

Unirse a la OMC ha servido para dar un gran impulso para la economía china. En 1995, el país aún ocupaba el undécimo lugar en la lista de exportadores de bienes. Veinte años después está en la cima de la lista. Desde que se unió a la OMC, su economía se ha cuadruplicado .

Para los Estados Unidos también es una relación ganadora.Las multinacionales estadounidenses están haciendo grandes negocios en China.El año pasado, sus ventas ascendieron a casi $ 500 mil millones, $ 100 mil millones más que el déficit comercial entre los Estados Unidos y China. La importación de bienes de consumo chinos baratos aumenta el poder adquisitivo de la población estadounidense. También hay importantes beneficios monetarios. Para mantener un yuan alineado con el dólar, China realiza compra masivas de dólares, facilitando a los Estados Unidos un crédito barato, que mantiene las tasas de interés bajas.

Más allá de las ilusiones

Pero, en lo que respecta al capitalismo interno de China o al debilitamiento del Partido Comunista, nada va según lo esperado. “El Partido Comunista Chino no ha sido domesticado por el comercio exterior. Según el economista Brad W. Setser : “el Estado todavía ejerce un amplio control sobre los puestos de mando de la economía china, tanto directa como indirectamente, a través de su influencia en las empresas privadas, estas solo pueden tener éxito y permanecer en el sector privado si cuentan con el apoyo del partido”

Esto es precisamente lo que los círculos gobernantes de los Estados Unidos recién han llegado a entender. En un discurso muy elogiado, el vicepresidente Mike Pence se toma la cabeza a dos manos: “Después de la caída de la Unión Soviética, llegamos a la conclusión que una China libre era inevitable. Estados Unidos, éramos optimistas a principios del siglo XXI. Beijing había logrado acceso gratuito a nuestra economía y  China era bienvenida en la Organización Mundial de Comercio. … pero nuestras esperanzas no se hicieron realidad “.

Los gigantes capitalistas, ya sean empresas financieras,industriales o digitales como Google, Amazon o Facebook están haciendo todo lo que quieren en todo el mundo. Pero no en China, que es uno de los pocos lugares en el mundo donde estos gigantes tienen poca o ninguna influencia. La República Popular China ha dejado de ser un país de tránsito donde los bienes de consumo se ensamblan sin hacer una gran contribución al propio país.

Que China ya no sea un campo de juego para las grandes multinacionales es un asunto “serio”. Pero lo más serio es que la posición global de los Estados Unidos se ha debilitado, mientras que la de China se ha fortalecido fuertemente. En 1980, el PIB de EE. UU. Representó un tercio del PIB mundial y china el vigésimo segundo. 

No es solo una evolución cuantitativa. Es también cualitativamente. La economía china ha dado pasos agigantados. Tecnológicamente, el progreso es notable. Hasta hace poco, el país era considerado un imitador de la tecnología , ahora es un gran innovador. Hoy en día de todas las patentes en el mundo el 40 por ciento son Chinas. El gigante asiático tiene más patentes que Estados Unidos, Japón y Corea del Sur juntos.

En 2015 se lanzó el plan ‘Hecho en China 2025’ para conquistar aún una mayor innovación y autonomía en diez sectores importantes. De esta manera, los productos chinos se vuelven cada vez más competitivos y, con el tiempo, se han convertido en una amenaza para la supremacía de las multinacionales occidentales.

Obviamente, esto no es lo que queremos dice Pedro Navarro ,asesor económico Trump: Con ‘Made in China 2025’, el gobierno chino propone explícitamente industrias que van desde la inteligencia artificial , la computación cuántica hasta  los vehículos autónomos … Si China vence con estas industrias, Estados Unidos simplemente no tendrá ningún futuro económico”.

¡Es el poder militar, idiota!

Pero según Navarro no se trata solo de economía, prosperidad o ganancias. “No solo la prosperidad estadounidense está en peligro. China está tratando de adquirir propiedades intelectuales que son la clave para una hegemonía militar duradera en los Estados Unidos “.

Las declaraciones de Navarro son muy significativas. El gobierno de Trump está haciendo mucho ruido alrededor del déficit comercial de hoy, pero en realidad no esa no es su principal preocupación. De lo que estamos hablando es de mantener el liderazgo en tres áreas: tecnología, industrias del futuro y armamentos. Esta dominación está amenazada ante todo por China.

Navarro no habla en su propio nombre, en realidad habla como intérprete de la política gubernamental. Esta política está claramente establecida en un informe revelado por el Pentágono en septiembre de 2018. De acuerdo con este informe, hay terrenos estrechamente relacionados. El avance tecnológico es necesario tanto para ganar la competencia económica como para mantener la superioridad militar.

El informe advierte que “el gasto en I + D de China está coincidiendo rápidamente con el gasto de los EE. UU. Y probablemente logrará la igualdad en el futuro cercano”. La referencia explícita es a ‘Made in China 2025’: “Una de las iniciativas industriales más importantes del Partido Comunista Chino, ‘Made in China 2025’, se dirige a la inteligencia artificial, la computación cuántica y los vehículos de nueva energía (NEV), y herramientas médicas de alto valor.

La Iniciativa Belt & Road (BRI) , conocidas como Nuevas Rutas de la Seda también está en el centro de las preocupaciones del Pentagono.La BRI es una red china de rutas marítimas y terrestres que abarca 64 países,con inversiones, créditos, acuerdos comerciales y decenas de Zonas Económicas Especiales, por un valor de 900 mil millones dólares:  “China ha estado tratando de adquirir una infraestructura crucial de los Estados Unidos para ser parte de su BRI, incluidos ferrocarriles, puertos y telecomunicaciones. Las estrategias económicas de China combinadas con los efectos de las políticas industriales de otros países representan una amenaza importante para la base industrial de los EE. UU. Y, por lo tanto, representan un riesgo creciente para la seguridad nacional de los EE. UU.”

Pero el vínculo entre tecnología, economía y armamento va más allá. Para mantener la superioridad militar, los Estados Unidos necesitan una base industrial fuerte y propia. Las reubicaciones de partes de la economía estadounidense han profundizado la industria de la guerra y han socavado la seguridad nacional. La pérdida de casi 5 millones de empleos en el sector de producción desde el año 2.000 amenaza con socavar la capacidad y el poder de las fabricas estadounidenses para satisfacer las necesidades de la defensa nacional.

Según el informe del Pentágono esto plantea preocupaciones sobre la industria de producción y defensa : “Para algunos productos actualmente podemos confiar en la producción nacional, pero para otros dependemos de rutas de suministro externas y nos encontramos ante la posibilidad de que no podamos producir componentes especializados para el ejército “.

La política proteccionista del gobierno de Trump no está motivada por el déficit comercial. El informe lo alude sólo de forma incidental. El déficit comercial es solo el efecto secundario de un problema más profundo. Esto es garantizar una “base de defensa industrial sólida”, basada en una “industria manufacturera nacional poderosa” y “líneas de suministro estables”. Esta es “una prioridad nacional” para el Pentágono.

Cuando se habla de “la capacidad de defensa”, se habla de  preparativos para la guerra: de esose trata. Y no tantos conflictos aislados y en pequeña escala. Es principalmente un esfuerzo de guerra a largo plazo contra las “fuerzas revisionistas de China y Rusia”. El informe proporciona orientación para”reestructurar fundamentalmente la economía de los EE. UU. Preparándola para un “escenario de conflicto de gran potencia “. En palabras de un alto funcionario de seguridad nacional: “Mientras luchábamos en conflictos de baja tecnología – contra personas que lanzan cohetes desde camiones, China ha sido más inteligente. Ha progresado lentamente en tecnología. En eso nos estamos enfocando ahora “.

En el siglo XX, los esfuerzos militares de los Estados Unidos estaban dirigidos contra la Unión Soviética, en el siglo XXI están dirigidos contra el “peligro chino”. Como parte de las discusiones sobre el presupuesto para 2019, el Congreso de los Estados Unidos declaró que “la competencia estratégica a largo plazo con China es una prioridad clave para los Estados Unidos”. No se trata solo de economía, sino de una estrategia global que debe hacerse en diferentes frentes. El enfoque requiere “la integración de todos los elementos de nuestras fuerzas, incluidos los elementos diplomáticos, económicos, de inteligencia, legales y militares para proteger y mejorar la seguridad nacional”.

Una cortina de hierro económica.

Trump espera cambiar completamente las relaciones económicas entre los Estados Unidos y China. De acuerdo con su conocido estilo ha declarado: “Cuando llegué a la Casa Blanca íbamos en una dirección que pronto pondría a China en una posición mayor que nosotros. De ahora en adelante esto no va a pasar “.

Por lo tanto, para prevenir el ascenso de China, es esencial desarticular, en la medida de lo posible, la economía de China . Tanto la inversión china en los Estados Unidos como la inversión estadounidense en China deben ser limitadas o prohibidas. Los sectores estratégicos son prioritarios . El comercio bilateral debe ser restringido. Los Estados Unidos van a imponer aranceles para casi la mitad de las importaciones chinas. De ser necesario Trump ha amenazado con someter todas las importaciones a aranceles. Las exportaciones a China también están controladas.

La economía China depende en gran medida de componentes estratégicos como los chips electrónicos. En mayo de 2018, la exportación de chips a ZTE , un importante proveedor de equipos de telecomunicaciones de China, tuvo que detenerse temporalmente, amenazando a un compañía que emplea a 75.000 personas. Kathleen Gaffney , ejecutiva sénior, predice que esto es sólo el comienzo: “Somos líderes en tecnología e innovación en las industrias de microchips. China también quiere convertirse en un líder a largo plazo. Para 2025 también los chips serán producidos en China. Por eso es muy importante que controlemos sus exportaciones.. Esta es una señal real que dañará a China sin dañar a la economía mundial. Estos son el tipo de acciones a las que asistiremos “.

La mayoría de los observadores serios están convencidos que los aranceles comerciales impuestos tendrán un efecto adverso en la economía de los Estados Unidos y difícilmente resolverán el déficit comercial con China. Pero esa no es realmente la preocupación de Trump y compañía. Su preocupación es “tratar de interrumpir el auge de la tecnología China, en lugar de llegar a un acuerdo que sería mejor para la economía de Estados Unidos”

El gobierno de Trump está tratando de extender su guerra comercial con China a otros países. En las recientes negociaciones con Canadá y México sobre un nuevo acuerdo de libre comercio, Trump ha insertado una cláusula que prohíbe a estos dos países concluir un acuerdo comercial con”un país sin economía de mercado”, en otras palabras…con China. El objetivo es concluir acuerdos similares con países como Japón, la Unión Europea y Gran Bretaña. Si Estados Unidos tiene éxito, será un golpe para China y el comienzo de una especie de “cortina de hierro económica” que encierra a la nación asiática.

Esta actitud anti-china no se limita a Trump y algunos halcones de su gobierno. Grandes segmentos del “establishment” creen que los Estados Unidos y China están comprometidos en una rivalidad estratégica a largo plazo y que el ascenso del gigante asiático representa una amenaza para la posición de los Estados Unidos.

Existe un creciente consenso que la política comercial y la gestión de la seguridad nacional ya no pueden separarse y que la Casa Blanca debe responder con firmeza a su rival estratégico. La sed de confrontación va en aumento.

El estado de ánimo anti-chino se encuentra entre los republicanos, los ideólogos del libre mercado, los halcones de la seguridad nacional y el Pentágono. Pero también está entre los demócratas, parte de los sindicatos y parte de la izquierda. Esto significa que la hostilidad hacia China probablemente no desaparecerá con la salida del actual presidente.

Disparar primero

La superioridad militar de los Estados Unidos es abrumadora. Tienen 800 bases militares en 70 países y más de 150,000 hombres en 177 países. El gasto militar asciende anualmente a más de $ 600 mil millones, o más de un tercio del total mundial. Es tres veces más que China, y per cápita es incluso 12 veces más.

Durante unos 70 años, el Ejército de los EE. UU, ha dominado los mares y el espacio aéreo de casi todo el planeta, incluida Asia Oriental.Tenían casi total libertad de movimiento y la oportunidad de saquear a cualquier enemigo. Trump quiere que esto se mantenga: “EstadosUnidos nunca aceptará el puesto número dos. Haré que nuestro ejército sea más fuerte que nunca, nunca tendremos que temer a otro poder”.

Según la Estrategia de Seguridad Nacional de 2017 , China está construyendo “un ejército capaz y bien financiado , uno de los mejores del mundo después del nuestro “El “otro poder” del que habla Trump es China. Según el Pentágono,habrá que hacer todo lo posible para mantener el liderazgo en el este de Asia y esto significa poner freno a China. “Si China continúa su carrera económica y sigue desarrollando un programa de modernización militar dirigido a lograr la hegemonía a corto plazo en la Cuenca Indo-Pacífico desalojando a Estados Unidos de esas posiciones , entonces podrá alcanzar la supremacía global. Este puede llegar a ser el futuro.”

En su Discurso sobre la Guerra Fría, el pasado mes de octubre, el vicepresidente Pence no dejó dudas: “El mensaje a los líderes chinos es: nuestro presidente no se echará atrás. Gracias a la reconstrucción de nuestro ejército continuaremos defendiendo los intereses estadounidenses en el Océano Pacífico “.

La estrategia militar contra China sigue dos caminos: la carrera de armamentos y el cerco económico del país.

La carrera de armamentos está en pleno apogeo. Los Estados Unidos gastan $ 150 mil millones al año en investigación militar, cinco veces más que China. Están trabajando febrilmente en una nueva generación de armas ultra sofisticadas, drones y robots, contra los cuales un futuro enemigo no podría competir.

El F-35 incorpora tecnología de vanguardia y tiene entre 15 y 20 años de anticipación a los aviones de combate chinos. La inteligencia artificial, la mecánica cuántica, la tecnología láser, las velocidades supersónicas, los dispositivos nucleares y la guerra electrónica desempeñarán un papel importante en el desarrollo de estas armas de alta tecnología. Estas son las ciencias de la guerra del futuro.

Para mantener esta ventaja en la carrera de armamentos, hay que mantener a raya a los  chinos. Según la Estrategia de Seguridad Nacional : “parte de la modernización militar y la expansión económica de China se debe a su acceso a la economía de la innovación de los Estados Unidos, especialmente en las universidades estadounidenses de calidad mundial”. El creciente proteccionismo de la Casa Blanca no solo tiene que ver con el comercio, la inversión o la tecnología, sino también con más y más conocimiento.

Se presta especial atención a los armamentos espaciales. “Si la disuasión falla, estoy convencido de que … si estamos lidiando con un adversario igual o casi igual,tendremos que luchar por la superioridad en el espacio”, ha sentenciado el general John Raymond , comandante en jefe de la Fuerza Aérea. El año pasado, Trump decidió crear una nueva sección de pleno derecho dentro del ejército:el Ejército Espacial de los Estados Unidos .

No se excluye una guerra preventiva. Bob Work, exviceministro de Defensa, dice que China está desarrollando cohetes que tecnológicamente  están  cerca de los cohetes estadounidenses. “Los Estados Unidos nunca han tenido que luchar contra un oponente capaz de lanzar cohetes de forma tan profunda y poderosa. En una guerra futura, el uso de cohetes teleguiados será generalizado y profundo, por lo que “será muy útil disparar primero”.

La segunda vía es el cerco militar. El comercio exterior de China depende en un 90% del transporte . Más del 80% del suministro de petróleo pasa por el estrecho de Malaca (cerca de Singapur), donde Estados Unidos tiene una gran base militar. Kissinger dijo una vez : “Controla el petróleo y controlas los países”. Así, Washington puede cerrar el grifo del petróleo sin que China pueda defenderse de momento.

Rodeando a China, Estados Unidos tiene más de 40 bases militares, o centros de entrenamiento (las pequeñas esferas en el mapa). Para 2020, el 60% de toda su flota estará estacionada en la región. Si miramos el mapa, no es una exageración decir que China está rodeada. Imagine, por un momento,  lo que sucedería si China instala un solo punto de apoyo, por no mencionar una base, en las cercanías de las instalaciones de los EE. UU.

Es en este contexto que la construcción de pequeñas islas artificiales en el Mar del Sur de China debe considerarse como una exigencia de defensa China para esta área. El monitoreo de las rutas marítimas a través delas cuales se transportan sus productos energéticos e industriales es de vital importancia para Beijing.

La trampa de Tucídides.

¿China es una amenaza para la hegemonía autocrática de los Estados Unidos? ¿Nos llevará a la trampa mortal que describió Tucídides?

El historiador griego relató cómo el crecimiento de Atenas infundió miedo en Esparta, haciendo que esta polis recurriera a las armas para evitar el progreso ateniense. Otro historiador, Graham Allison, ha documentado que durante los últimos 500 años el mundo ha tenido 16 periodos en que un nuevo poder  ha amenazado con suplantar al poder dominante. En doce ocasiones, esto llevó a la guerra. La historia no es inevitable sino es un indicador importante. Sea como fuere, la superioridad militar de los Estados Unidos es el garante del mantenimiento de su supremacía económica.

Esta supremacía económica es un asunto de miles de millones de dólares y representan un fuerte control de las finanzas sobre la política de la Casa Blanca, sin importar quién sea el presidente. Quienes se benefician de estas ganancias le están diciendo al mundo: no nos rendiremos sin lucha. Como dijo Marx hace 160 años: “El capital aborrece la ausencia de ganancias o una pequeña ganancia. Cuando el beneficio es adecuado, el capital se convierta en valiente . Y si el beneficio es muy importante, “no hay delito que el capital no se atreva a cometer”.

Algunos argumentan que el poder destructivo de los armamentos actuales se ha vuelto demasiado grande como para atreverse a arriesgar un conflicto a gran escala. Pero según Katrina Mason estamos equivocados . “Hace unos cien años,los analistas creyeron que las armas de guerra se habían vuelto tan tecnológicamente avanzadas y tan letales que nadie las usaría nunca. Algunos consideraron que la despiadada carrera de armamentos era un necesario componente económico para estimular una base industrial nacional. No consideraron que tal procesoeconómico podría algún día conducir a un gran conflicto. La Primera GuerraMundial demostró que estaban equivocados en ambos aspectos “.

Entonces, parece que algunas preguntas claves para nuestro futuro son ¿Que estamos haciendo para tener al control democrático de unos gigantescos poderes económicos? ¿ Qué haremos para evitar que todo sea visto bajo el prisma del beneficio  privado? ¿Qué estamos haciendo para que triunfe el más mínimo sentido común?