Entrevista a Joao Stédile , Presidente del Movimiento de los Sin Tierra de Brasil ( realizada por Carlos Aznárez de Resumen Latinoamericano

¿Por qué ahora se ha realizado en Venezuela una Asamblea Internacional de los Pueblos ?

El esfuerzo que estamos haciendo con esta articulación- sin sustituir a ninguna otra que hagan los partidos y sindicatos – es tratar de juntar todas las fuerzas populares para  impulsar luchas comunes contra los enemigos comunes que son los imperialistas. Por esta  razón estamos buscando nuevas formas de articulación internacional, queremos impulsar las luchas y traten de lograr la unidad a  diversos espacios y organizaciones en nuestros países.

Esta primera Asamblea la hemos realizado en Venezuela porque ahora es el epicentro de la lucha de clases mundial, por lo menos en Occidente. El Imperialismo quiere, de todas formas, tumbar a Venezuela, por tanto la tarea número uno, la prioridad de todos nosotros es salir de aquí con una agenda de movilizaciones, de denuncia, para que nuestros movimientos desarrollen la solidaridad con el pueblo venezolano

Hago de abogado del diablo: siempre que se hacen este tipo de encuentros se plantea coordinar acciones, y después, por alguna razón no se llevan adelante ¿Crees que esta vez va a cuajar vuestra iniciativa?

Esa es nuestra reflexión autocrítica: tenemos que salir de los papelitos y tratar de impulsar más acciones. Creo que debemos impulsar luchas y acciones concretas porque las fuerzas populares que están aquí ya han vivido procesos de articulación popular en sus países, están preparadas, tienen vocación para construir procesos unitarios y de lucha social.

O sea, esta no es una reunión burocrática que se hace con la sigla de un partido, aquí viene gente que está involucrada  en procesos reales de lucha. Confiamos que al regresar a sus países se ponga el tema de Venezuela, el tema del internacionalismo, como un asunto permanente en su agenda de las luchas nacionales.

Venezuela es un punto de inflexión hoy en la lucha antiimperialista. ¿De qué forma crees que más eficiente solidarizarnos con Venezuela?

Hay una confusión tremenda creada por el imperio. Hay sectores de la  “izquierda” Latinoamericana y de Europa se han dejado influenciar por lo que dice la prensa burguesa. Por eso Venezuela es un punto clave.

Nosotros habíamos invitado varias fuerzas de Europa que recusaron a venir porque según ellos en Venezuela no hay democracia. Mira, cómo se puede decir que en Venezuela no hay democracia. Este es en un país que ha hecho 25 elecciones en 20 años, donde la prensa privada es mayoritaria, donde la oposición hace marchas todos los días que quiere .

Esas ideas de la burguesía , de falta de democracia, también han afectado a sectores de “izquierda”, a la izquierda más institucional, esa que sólo se mueve por la lógica electoral – creen que nos les conviene estar cerca de los venezolanos cuando hay elecciones- . Esta “izquierda” en el pasado se aisló de Cuba, pero ahí está Cuba, tras 60 años de resistencia, con un pueblo educado y feliz.

Venezuela es muy importante porque es la batalla de este siglo. Si el imperio logra tumbar a Venezuela  tendrá más fuerzas para tumbar a Cuba, a Nicaragua y a todos los procesos que se propongan cambios. Incluso para la izquierda institucional la derrota  de Venezuela le hará más difícil  ganar las elecciones. Por tanto,  para la lucha institucional  es muy importante defender Venezuela . Hay que transformarla en una trinchera de resistencia y construir aquí la tumba, por lo menos, del gobierno Trump.

En tus discursos críticas los errores de los gobiernos neo-desarrollistas, sin embargo hoy muchos han vuelto a recurrir a las fórmulas  socialdemócratas. ¿ Es necesario definirse claramente por la vía al socialismo?

La evaluación que hacemos es que hay una crisis profunda del modo de producción capitalista . Ante la crisis del proceso de acumulación el capitalismo ha desarrollado una estrategia ofensiva para  apoderarse de los recursos naturales,  como el petróleo, otro productos mineros, el agua, la biodiversidad.  También han aumentado la tasa de explotación de la clase trabajadora, quitando derechos históricos que hemos conquistado a lo largo de décadas

En términos ideológicos, el capital está apostando por la extrema derecha, como ocurrió en la crisis del 30 cuando recurrió a las ideas fascistas y nazis.

Creo que ahora no pueden repetir el esquema de un movimientos de masas , que sí tenía el fascismo y el nazismo. Pero, por otro lado, como no tienen un movimiento de masas ha decidido dar la lucha ideológica utilizando todas las armas que tienen: televisión, internet, las redes, las fake news. Pretenden derrotarnos imponiendo su concepción  ideológica del mundo.

En este plan del capital ya derrotó a la socialdemocracia. Al comienzo en Latinoamérica, en Europa y en todo el mundo la socialdemocracia fue una forma de humanizar al capital, pero el capital nunca ha querido ser humano. El capital, para recuperarse, tiene que ser  diabólico, represivo , tiene que ir hasta las últimas consecuencias. Lo hace manipulando a la gente y con la superexplotación de la naturaleza y del trabajo humano.

Por tanto, es un error de la izquierda pensar que para ganar elecciones hay que hacerse socialdemócrata. Ahora tenemos que tratar de volver a hacer trabajo de base, dar la lucha ideológica, recuperar nuestra base social, que es una clase trabajadora precarizada y que enfrenta muchos problemas para sobrevivir.

Tenemos que re-organizarnos bajo otras formas , que no sean sólo el sindicato y el partido, como estábamos acostumbrados. Debemos encontrar nuevas formas, crear nuevos movimientos, tener una base social que ponga en la mesa  la democracia participativa. No es suficiente  ganar elecciones, como ha quedado probado en Uruguay, Brasil y Argentina . Claro que son importante las elecciones, pero seremos derrotados si no  tenemos fuerzas dispuestas a combatir por cambios estructurales en la economía y en el régimen político.

Hay un fenómeno en Europa en esa línea, son los chalecos amarillos. Esta ola que viene de Europa y no de América Latina se plantea directamente contra el sistema. ¿Crees que el ejemplo de los Chalecos Amarillos podría ayudar a la construcción de nuevas formas de lucha contra el imperio?

Sin duda. Nos llama mucho la atención y estamos muy interesados en el proceso de articulación que han logrado los chalecos amarillos, vamos a tratar de enviar gente nuestra para que aprenda las formas de organización que han adoptado. Nos ha llamado la atención porque son parte de la clase trabajadora, no es un movimiento de la pequeña burguesía o de estudiantes desilusionados, como aquellos campamentos en las plazas públicas, que tenían un ambiguo toque de izquierda.

Percibimos que los chalecos amarillos están luchando por la clase trabajadora precarizada que estaba fuera de los sindicatos, de los partidos, pero que ha reaccionado al ver que el capitalismo ya no resuelve sus problemas cotidianos . Los chalecos amarillos han adoptado una forma de  lucha que nos parece muy interesante.

También es cierto, que no es una forma que se pueda aplicar mecánicamente en todos  los países. Pero  la importancia es que  ellos han sido creativos y han descubierto una forma que sirve para la realidad francesa. Esto mismo tenemos que buscar en Brasil, en Argentina y en cada uno de nuestros países. O sea, buscar nuevas formas de lucha que frenen al capital, porque solo con manifestaciones, pancartas , mítines, no se enfrenta al capital.

Los chalecos amarillos han sido capaces de cortan las carreteras y detener el abastecimiento de París con una repercusión superior a una huelga . Felicito a los chalecos amarillos y espero que la izquierda francesa aprenda de ellos y se involucre. La izquierda en todo el mundo debe sacar lecciones de cómo debemos trabajar con las masas desorganizadas.

¿Qué plantea el MST en Brasil mientras pasa el tiempo y Lula sigue preso?

El MST ahora está en una situación muy compleja ya que tenemos que redoblar nuestros esfuerzos. Nuestro movimiento tiene una base campesina, ha desarrollado su experiencia en la lucha  contra el latifundio y el capital del agro, que está en manos de grandes transnacionales.

Ahí nos formamos, politizamos y entendimos como la Reforma Agraria no es solo la tierra para quien en la trabaja, cómo se dijo en el siglo XX ,  sino que ahora la Reforma Agraria es una lucha contra el capital internacional, contra su tecnología , contra los transgénicos y  los agrotóxicos. Fue esta lucha, la que nos transformó . No somos un movimiento campesino clásico.

Frente a la cárcel de Lula y con la victoria de Bolsonaro, se nos imponen nuevos retos que van más allá de la lucha por la Reforma Agraria. A la vez, tenemos que vencer en la lucha política.

Ahora, el MST tiene que moverse con cuidado porque la derecha quiere que caigamos en alguna trampa y darnos una paliza. En el campo tenemos que actuar con mucha más sabiduría para protegernos de la represión que viene. Por ahora las milicias que el agro-capital  ha organizado no ha utilizado la represión. Pero no dudamos que el gobierno de Bolsonaro está esperando la oportunidad para reprimirnos.

En términos políticos lo que tenemos que hacer, y estamos preparando nuestra militancia, es irnos a la ciudad con nuestra militancia, nuestra experiencia y, desarrollar un movimiento que actúe en la periferia con otras fuerzas. Para estamos organizando un frente unitario de los movimientos populares que se llama Frente Brasil Popular.

Estamos desarrollando nuevas formas de organización. Hemos llamado a realizar un Congreso del Pueblo. El nuevo movimiento se propone ir casa por casa para hablar con la gente, preguntar  por sus problemas, y motivarlos a ir a una asamblea popular en su barrio, parroquia, local de trabajo.

Luego de las asambleas locales (donde la gente cuente sus problemas), hacer asambleas municipales, luego provinciales, para  que el año próximo o a fin de año se realice un Congreso Nacional del Pueblo. Será  una forma de estimular al pueblo a participar de la política, de construir nuevos medios de comunicación, repartir nuestro periódico, discutir con la gente, utilizar las redes de internet, hacer actos culturales, llegar a la gente por la música, el teatro, y no solo por un discurso político que nadie escucha. Tenemos que utilizar otras pedagogías. Esta puede ser parte de la creatividad de la que hablaba.

¿Lula y su libertad seguirá estando en la agenda del MST?

Ese es el segundo gran tema  :  la libertad de Lula está en el centro de la lucha de clases en Brasil.  No hay sucesor de Lula porque quien elige un liderazgo popular no son los partidos, es el pueblo. Un liderazgo popular es aquel que el pueblo elige y Lula es el líder popular de Brasil.

Es una tarea fundamental para la lucha de clases que logremos liberar a Lula. Él es quien tiene la capacidad de ayudar a la movilización de masas contra el sistema y la extrema derecha. Por eso la extrema derecha tiene horror que pueda hablar, dar entrevistas  aunque su silencio impuesto por el Estado va directamente contra nuestra Constitución.

Cualquier narcotraficante de Brasil habla en la televisión, pero Lula no puede dar una entrevista ni siquiera a un periódico.  La libertad de Lula que va depender de dos factores: el primero es la solidaridad internacional. Por eso solicito a todos que nos ayuden. Precisamente ahora hay campaña de petición por Internet para que se le otorgue el premio Nobel de la Paz a Lula.

El segundo factor es la movilización nacional: estamos impulsando la lucha concreta. La gente ha empezado a darse cuenta que tendrá que movilizarse contra las medidas del gobierno neoliberal y en defensa de los derechos históricos de la clase trabajadora.